RSS

Top 5 de milagros.

01 Abr

La imagen personal es uno de los puntos que vienen pisando fuerza en la sociedad desde hace varias décadas.

A continuación, el top 5 de dietas que prometen el oro y el moro. ¿A qué precio? Tu salud.

1. Dieta Dukan: La dieta Dukan es una dieta hiperprotéica que reduce el consumo de carbohidratos y tiene un alimento fundamental: el salvado de avena.

La dieta se distribuye en cuatro fases:

            • La fase de ataque: una pérdida de peso rápida y motivadora
            • La fase de crucero: lograr tu peso justo de manera progresiva.
            • La fase de consolidación: reeducar tu cuerpo para evitar el efecto yo-yó.
            • La fase de estabilización: tu libertad alimentaria con tres reglas sencillas que debes seguir de por vida

Pero en ningún momento habla de los efectos secundarios de estas fases:

Según como cuenta el periódico 20minutos en esta entrada, una persona decidió hablar sobre su experiencia, obteniendo esta declaración: “Admite que al principio se sentía “un poco cansada” y que le afectó a la menstruación, que sufrió cetosis y cierto efecto rebote. “Una vez que pierdes peso te ves obligado a seguirlo como estilo de vida”, reconoce. “Es como meterse en una secta.

En marzo del pasado año,  la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AED-N) desaconsejó “encarecidamente” el método Dukan “por ser ineficaz, fraudulento y potencialmente peligroso” y pidió a las autoridades sanitarias “proteger a la población de las consecuencias negativas de la difusión de este tipo de fraudes”.

El propio doctor Dukan habló sobre los posibles efectos secundarios, como el cansancio, el estreñimiento, pero no nombró que al ingerir una gran cantidad de proteínas podías caer en cetosis.

2. Dieta Atkins: La dieta Atkins es una dieta hiperprotéica, rica también en grasas, teniendo sólo un 10% de hidratos de carbono.

La dieta se divide en cuatro fases:

            • Fase 1 o inducción: Dura dos semanas y tienes un máximo de 20 gramos de hidratos de carbono netos al día, haciendo así a tu cuerpo que se abastezca de las grasas de reserva.
            • Fase 2 o pérdida de peso progresiva: aumentas los carbohidratos hasta 40-60 gramos diarios. Esta fase dura entre 2 semanas y 2 meses.
            • Fase 3 o pre-mantenimiento: Agregas 10 gramos más de carbohidratos semanales, y puedes incorporar cierto grupo de alimentos.
            • Fase 4 o mantenimiento: El objetivo de esta fase es mantenerte en tu peso.

¿Y sus consecuencias?

            • Falta de fibra: Esto suele ocasionar estreñimiento y todas las consecuencias que ello conlleva: hemorroides, hinchazón abdominal, cefaleas, malestar general, etc.
            • Problemas cardiovasculares: El exceso de grasas y proteínas favorece el colesterol y el ácido úrico. Es la clave para que se disparen las enfermedades cardiovasculares.
            • Desgaste muscular:  Nuestro organismo necesita energía y la busca en la grasa… y esta suele estar también allí.
            • Fatiga crónica: La limitación de los hidratos hace que tengamos una reserva de glucosa muy limitada. El exceso de proteínas y la falta de hidratos también  suele provocar acetona y ello conlleva aun estado de cansancio y toxicidad generalizada.
            • Desnutrición: Al limitar las frutas, verduras, cereales y legumbres nuestro aporte de nutrientes es menor y con una variedad limitada.

3. Dieta Pronokal: Se trata de una dieta proteinada ni es hiperproteica ni hipocalórica que consiste en una reducción del consumo de azucares  y grasas pero manteniendo la cantidad de proteínas necesarias para el funcionamiento vital.

La dieta se distribuye en ocho fases:

            • Fase 1(Etapa activa): Alimentación exclusiva con  alimentos productos Pronokal.
            • Fase 2.1 (Etapa activa): Se introduce una cena o una comida con alimentos proteicos.
            • Fase 2.2 (Etapa activa): Se realiza una comida o cena de alimentos proteicos.
            • Fase 3 (Reducción): Se introduce un desayuno.
            • Fase 4 (Reducción): Se introduce una pieza de fruta a media mañana y a media tarde.
            • Fase 5 (Reducción): Se introduce el pan y se amplían las verduras permitidas.
            • Fase 6 (Reducción): Se introducen legumbres, cereales y féculas.
            • Fase 7 (Reducción): Se introduce la materia grasa.
            • Fase 8 (Equilibrio alimentario): Se ingieren alimentos de todas las familias.

Esta dieta, al igual que el resto de las dietas milagrosas, presenta una serie de efectos adversos. El más importante de ellos es el estado de cetosis en el que se adentran las personas que las realizan, denominando a este proceso en el cuál se queman las propias reservas del organismo, eliminándose así cuerpos cetónicos tóxicos para el organismo. Las consecuencias que conlleva este estado son:

          • Náuseas
          • Vómitos
          • Cefaleas

Otros efectos adversos son:

            • Desnutrión, al limitar y prescindir de algunos alimentos durante una temporada.
            • Estreñimiento: por falta de fibra que puede dar lugar a dolores gastro-abdominales.
            • Calambres musculares, debido al déficit de algunos minerales como magnesio, calcio, potasio, entre otros.
            • Halitosis, llamando así al mal aliento producido por la eliminación de cuerpos cetónicos.

4. Dieta South Beach: Creada por el Dr. Arthur Agatston para optimizar la cantidad de hidratos de carbono y de grasa que se debe tomar. Por ello, en esta dieta se debe reducir el número de éstos, centrándose en un aporte calórico bajo.

La dieta se distribuye en tres fases:

            • Primera fase, denominada de desintoxicación: Presenta una duracion de dos semanas en las cuales se sustituyen los hidratos de carbono y las grasas malas por buenas, realizando con ello cinco tomas diarias.
              Entre los alimentos prohobidos encontramos:

                • Pan
                • Patatas, arroz, pasta
                • Azúcar, caramelos
                • Alcohol
            • Segunda fase: Se retoman los carbohidratos. Esta fase tiene una duración variable, en función de la cantidad de peso que se quiere bajar.
            • Tercera fase, denominada fase de mantenimiento: Se comienza cuando se ha llegado al peso ideal establecido. En esta fase se busca mantener dicho peso.

Las consecuencias de esta dieta son:

            • Puede aumentar el colesterol e incluso provocar enfermedades cardiovasculares.
            • Estreñimiento, debido a la ausencia de carbohidratos de la primera fase, que provoca una falta de fibra alimentaria.

5. Dieta de Clínica Mayo: También conocida como “falsa dieta de la Clínica Mayo”: Se trata de una dieta hiperprotéica que aporta entre 500-900 kcal diarias durante un periodo de 14 días. Su nombre alude a la prestigiosa Clínica Mayo estadounidense, aunque la propia institución lo ha desmentido.

El plan de alimentación propuesto es similar al de otras dietas proteicas. Dichas dietas consisten en la ingesta de huevos de 4 a 6 diarios, además de carne, pescado, aves, verduras y frutas, todos ellos cocinados sin grasa. Se excluyen todos los productos y derivados lácteos, siendo el té y el café las únicas bebidas permitidas.

Esta dieta se compone de dos fases:

            • Fase 1, llamada “piérdalo”: Consiste en un plan de seguimiento simple durante dos semanas que promueven la pérdida rápida de  peso, que ayuda a reducir el nivel de glucosa en sangre. Se incluyen además 30 minutos de ejercicio diario.
            • Fase 2, llamada “vívalo”: Esta etapa ofrece pasos básicos y controlables, además de cambios en el estilo de vida para el mantenimiento del peso ideal.

Pero al igual que todas dietas milagro, ésta también tiene consecuencias:

            • Suele presentar el denominado “efecto rebote”, caracterizado por una rápida ganancia de peso, que se traduce en un aumento de la masa grasa y pérdida de masa muscular.
            • Cetosis.
            • Acidosis: Consiste en la acidificación del pH de la sangre.
            • Deficiencias de calcio al excluir los lácteos, que puede conllevar a una osteoporosis.
            • Sobrecarga renal por un consumo excesivo de proteínas, ya que se toma el doble de las requeridas por el organismo.
            • Aumento del colesterol debido al exceso de huevos en la dieta, ya que la yema presenta una gran cantidad de lípidos, más concretamente del colesterol.

 

Como puedes ver, todas prometen mucho, mucha pérdida en poco tiempo, muy beneficiosas… pero hay que aprender a leer la letra pequeña de todo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 abril, 2014 en Sin categoría

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: